Gayo Annio y Magia Atia

Benefactores de un Collegium Iuvenum

Los Anios fueron una importante familia complutense y su historia ha llegado hasta nosotros gracias a la epigrafía, en concreto a las inscripciones del mosaico de la Casa de Hippolytus y del ara del Mausoleo de los Anios, que forma parte del mismo edificio.

Cartel con el nombre del autor del mosaico de la Casa de Hippolytus
Inscripción del artista Hippolytus en el mosaico de los peces

Sobre ellos sabemos que fueron los benefactores de la Casa de Hippolytus, la sede de una agrupación colegial integrada en un gran complejo. El propio edificio ofrece información sobre su nivel económico y sus refinados gustos. La casa contaba con una zona termal decorada con mosaicos y pinturas, entre los que hay que destacar el mosaico con una escena de pesca de tradición iconográfica norteafricana y el jardín de inspiración oriental. Los Anios tenían un gran interés por la cultura de estilo oriental, un gusto muy caro que solo podían permitirse familias muy adineradas. El hecho de ser benefactores de una fundación como la de la Casa de Hippolytus, también nos permite imaginar su nivel económico.

Mosaico de tema mediterráneo de la Casa de Hippolytus.
El mosaico de los peces de la casa de Hippolytus

El dato

Ara recuperada en 1881 en el mausoleo de los Anios. Está dedicada a Hércules por el propio Gayo Annio y su esposa Magia Atia:
HERCULI
SACRUM
G*ANNIUS*ET
MAGIA*ATIA
CLUN*EX*VOT

«Consagrado a Hércules. Cayo Annio y Magia Atia, clunienses, en cumplimiento de un voto».

La epigrafía, por otro lado, ofrece información relativa al origen de los Anios a través de sus nombres (nomen, praenomen y origo). El nombre de Gayo era bastante común y muy utilizado, sobre todo en la Galia, y podría ocultar un nombre nativo de origen celta. El nomen y el praenomen de ella, Magia Atia, parecen ser de origen hispano.

La inscripción está consagrada a Hércules, Dios de los negocios, el comercio y los viajeros, cuyo culto era bastante popular en toda la Península y sin duda para los Anios. Datar esta inscripción resultó difícil, pero según el tipo de letra utilizado y la indicación del origen de la familia, Clunia, la colocan a finales del siglo I o principios del II d.C., cronología que tiene una clara relación con la ciudad de Complutum.

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas