Mundo mágico

Magia, adivinación y superstición

La magia y la superstición tenían una importancia fundamental en el día a día de los romanos en la antigüedad. Ninguna decisión importante se tomaba sin consultar primero a los augures, que constituían uno de los cuatro colegios sacerdotales de la Antigua Roma. Hispania, como fundación del Imperio Romano, contaba también con un Colegio Augural con las mismas condiciones y derechos para los pontífices y augures de cualquier colonia.

Reconstrucción parcial del Auguraculum de Complutum.
El Auguraculum de Complutum

En Complutum existía un grupo de sacerdotes encargados de plantear preguntas a los dioses, hacer rituales y predecir el futuro. Se dividían en augures y auspicia, ambos encargados de asesorar en la toma de decisiones importantes a los magistrados. Los augures recurrían a la observación de las aves y de los fenómenos celestiales para predecir el futuro. Éste se comunicaba al magistrado, quién decidía si los dioses estaban de acuerdo o no en la decisión que se debía tomar. Los auspicia, sin embargo, se valían de la interpretación de las vísceras de los animales sacrificados para predecir buenos o malos augurios.
Todo era interpretado como una señal que los dioses enviaban para manifestar su presencia y expresar su voluntad. Para esta difícil actividad existían los “Libros Augurales”, manuales de instrucciones de la ciencia augural que se guardaban en los Colegios de Augures.

El dato

Plinio dejó clara su opinión sobre estas prácticas mágicas, criticando la facilidad con que la gente vinculaba cualquier fenómeno difícil de explicar a una causa mágica, denominando a la magia como fraudulentissima artium (arte fraudulenta).

Pero la magia y la superstición también se practicaban en el ámbito privado, en el interior de las viviendas. Con la religión se trataba de atraer el favor de los dioses y evitar sus castigos mediante plegarias y sacrificios. Sin embargo, con la magia, se intentaba someter la voluntad de las fuerzas superiores a través de la coacción. La práctica de la magia estaba penada hasta con la muerte y para regularla se crearon diferentes leyes, como la “Ley Cornelia de sicarios y envenenadores”. Había dos tipos de magia: la buena o blanca, que estaba más centrada en la sabiduría y a la adivinación; y la negra, que conjuraba a los seres del inframundo para conseguir resultados que no tenían un buen fin.

En Complutum, se han podido documentar ofrendas enterradas en el Auguraculum e incluso en lugares públicos, pero también en casi todas las viviendas que han sido estudiadas. En ambientes domésticos como en la Casa de los Grifos, se encontraron principalmente sacrificios animales asociados a contenedores de cerámica enterrados.

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas