Pompeya Antila

Una estatua para Pompeya Antila

Empotrado en el torreón del Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares se encuentra un bloque de piedra caliza con una inscripción romana dedicada a una mujer, Pompeya Antila. Según las investigaciones, se trata del pedestal de una estatua sedente de origen complutense  y que habría sido utilizado para la construcción del Palacio Arzobispal. Pompeya Antila debió ser, sin duda, una mujer importante en Complutum. Pudos ser la benefactora de una fundación cívica similar a la de los Anios (La Casa de Hippolytus). Por otro lado, el hecho de que se erigiera una estatua en su honor también nos da pistas sobre su nivel económico e importancia en la ciudad.

El dato

En la inscripción se lee:
Pompeiae / Antilae, / matri pien/tissimae, po/ni volo.
«Para Pompeya Antila, madre piadosísima, quiero que sea puesto (este monumento)».

En este caso, no se trata de una inscripción honorífica funeraria, sino un fideicommissum (última voluntad dejada escrita en testamento). Pompeya Antila debió encargar a alguien, posiblemente un hijo, que realizase esta inscripción tras su muerte. Este dato lo ofrece la fórmula de últimas voluntades utilizada en la inscripción, “Poni Volo”, que se traduce como “quiero que sea puesto”. Esta última voluntad debió ser la de levantar una estatua en su honor. El estudio del soporte de la inscripción ha permitido a los investigadores presuponer que se trataba de la peana de una estatua sedente.
El nombre de esta mujer complutense era bastante común en Hispania, pero su apellido (cognomen), Antila, parecía ser único en la Península. Se valoró la posibilidad de que fuera una variante del cognomen Antulla, aunque siendo hispano era bastante escaso también. Finalmente, la inscripción fue datada a mediados del siglo II d.C., cronología que coincide con la de la ciudad de Complutum, de donde es originaria.

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas