Pretoriano Lucio Emilio Cándido

Once años como soldado

La historia del pretoriano complutense Lucio Emilio Cándido se conoció a través

de la inscripción de una lápida funeraria. Ésta procedía de una necrópolis localizada a la derecha del río Tíber junto al Puente Milvio en Roma. En la inscripción de dicha lápida se lee:

A los dioses Manes. Lucio Emilio Cándido, hijo de Lucio, originario de Complutum, de la tribu Quirina, soldado de la VIII cohorte pretoriana, ha militado en la centuria comendada por Rufo. Vivió treinta y cinco años y militó once. Mandó poner (esta lápida) en su testamento.

A través de la inscripción podemos saber que Lucio Emilio Cándido sirvió once años como soldado en el grado más bajo del cuerpo militar más privilegiado del ejército romano, la Guardia Pretoriana. Pertenecer a este cuerpo, aun siendo solo soldado, suponía alcanzar privilegios como una posición social destacada y un buen salario. Los soldados pretorianos reclutados en Hispania procedían generalmente de colonias y municipios de derecho romano y latino. Lucio Emilio Cándido era originario de Complutum y pertenecía a una importante familia, los Aemilii. Ésta era una de las más antiguas de Roma y estaba presente en Hispania desde la época republicana. Formó parte de la élite dirigente y tuvo un alto estatus económico. Sus miembros desempeñarían magistraturas en la ciudad, ocuparían puestos en el ejército y tendrían negocios rentables. También sabemos que Lucio estaba adscrito a la tribu Quirina, ya que ésta fue elegida por Vespasiano para adscribir a todos los hispanos que accedían a ser ciudadano romano. Sin duda, Lucio Emilio Cándido fue un complutense con una gran carrera en el Imperio Romano.

 

Recreación del Pretoriano Lucio Emilio Cándido.
Recreación 3D del Pretoriano Lucio Emilio Cándido

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas