Puente de Zulema

Un puente sobre el río Henares

La primera fundación de la ciudad de Alcalá se situaba junto a un vado que permitía cruzar el río Henares a pie de manera fácil. Este paso natural unía dos caminos importantes de la península, el procedente de la costa levantina y el que atravesaba la submeseta en dirección Este-Oeste. Facilitaba la comunicación entre el Campo Laudable (centro de la actual Alcalá de Henares) y el Cerro del Viso a través de la Cuesta de Zulema.

Fotografía antigua del Puente romano de Zulema.
Alcalá de Henares. Antiguo puente de Zulema. Autor: Casa Moreno. Archivo de Arte Español. 1893 - 1953

Una de las primeras cosas que hicieron los romanos al instalarse en la vega del Henares, en su afán por mejorar y modelar con obras de ingeniería los caminos, fue construir un puente al sur de la ciudad de Complutum, sobre el vado natural que comunicaba ambas orillas. Además de facilitar el paso, el puente cumplía la función de evitar la acumulación de troncos y restos vegetales en esa zona del río. La construcción contaba con una plataforma revestida de piedras, que hacía la función de presa, y un puente provisto de nueve arcos de medio punto. Sobre ellos se instaló el enlosado,
consiguiendo una superficie de unos 4 metros de altura sobre el nivel del río. Los tajamares (los pilares que sujetaban el puente), estaban construidos en opus caementicium (mortero similar al actual hormigon) forrado de piedra. Posiblemente fue el ejército romano el que se encargó de construir el puente como parte de un programa de obras públicas orientadas a mejorar las infraestructuras de comunicación para conseguir el dominio del territorio.

No se sabe con seguridad el momento preciso de la construcción del puente, pero por sus características constructivas parece claro que es una obra romana de época republicana.

El dato

En el siglo XVII, Cervantes hizo referencia al paraje que rodea al Puente de Zulema y a la ciudad de Complutum en “El Quijote”:
“Y aún haré cuenta que voy caballero sobre el caballo Pegaso, o sobre la cebra o alfana en que cabalgaba aquel famoso moro Muzaraque, que aún hasta ahora yace encantado en la gran cuesta Zulema, que dista poco de la gran Compluto”.

El puente se conservó bastante bien hasta el siglo XIX, aunque tuvo que ser rehabilitado tras la Guerra de Independencia. Fue en el siglo XX cuando tuvo que ser derruido tras la explosión de un polvorín situado en uno de los cerros contiguos al puente.

Restos del puente romano de Zulema en Alcalá de Henares
Restos del puente de Zulema después de su destrucción por el polvorín

El puente fue acondicionado hace unos años y sobre los antiguos tajamares romanos (pilares) se instaló una pasarela de madera que permite de nuevo cruzar el río. Aún pueden verse parte de las pilas construidas en piedra y opus caementicium, el último arco del puente y parte del enlosado del vado. Algunos tramos del enlosado formado por cuadrículas de madera y piedra se conservan bastante bien y se pueden ver perfectamente cuando el río Henares baja con poca agua. 

Enlosado romano del Puente de Zulema.
Enlosado romano del puente de Zulema
Estado actual del Puente del Zulema.
Puente de Zulema después de su acondicionamiento

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas