Termas-Basílica

El Foro y la Basílica Civil

El Foro estaba situado en la zona central de la ciudad de Complutum, lugar donde se encontraban los edificios con función administrativa, judicial, comercial y religiosa. En Complutum solo ha llegado hasta nosotros parte del Foro, ya que el resto quedó bajo los edificios construidos en los años 70 tras el crecimiento de la ciudad de Alcalá de Henares. Esta parte de las ciudades solía sufrir bastantes reformas,  ya que era el escaparate de la prosperidad de sus ciudadanos. En el Foro complutense se distinguen dos periodos constructivos: uno del siglo I d.C. y otro del siglo III d. C.

El Foro del siglo I d. C. se construyó en época del emperador Claudio y contaba con una basílica civil y unas termas públicas, las Termas Norte. Hacia el Sur había una zona comercial porticada que albergaba varias tiendas y talleres artesanales. En la zona más próxima a la plaza del Foro se encontraba el mercado que abastecía de productos a la población. En el último tercio del siglo III d.C. el Foro sufrió una importante reforma, ampliando la basílica y transformando las Termas Norte en una curia (lugar de reunión del gobierno local ). El extremo occidental se agrandó con un criptopórtico y una fachada monumental.  Por otro lado, la zona comercial porticada se reformó con un nuevo suelo y el lugar que ocupaba el mercado se transformó en una plaza. Junto a ella se construyeron las nuevas termas.

La Basílica Civil

Fue construida a mediados del siglo I d.C., en época de Claudio y reformada en el siglo III d.C. Tenía una nave central rodeada por un pasillo flanqueado por columnas (ambulacrum, seis columnas en el lado largo y cuatro en el corto). Contaba con tres accesos desde la plaza del Foro y otro más desde una de las calles principales. Estaba construido en opus caementicium (mortero similar al actual hormigón) sobre un zócalo de sillares de piedra y pavimentado con opus signinum (mortero de cal, arena, piedra y ladrillos triturados y pulido). Las paredes estaban revocadas en blanco y tendrían un zócalo de mármol. Respecto a su funcionalidad, en la basílica se desarrollaban todo tipo de acuerdos comerciales, pero fundamentalmente, era el tribunal de justicia y el lugar donde se aplicaba la ley.

Alzado de la Basílica civil de Complutum.
Interiores de la basílica y la curia en la rehabilitación de finales del siglo III d.C: boceto a plumilla con la sección del conjunto de los espacios.
Recreación virtual de la basílica de la ciudad de Complutum
Restitución hipotética del interior de la basílica de Complutum, incluyendo su uso como tribunal de justicia.

Las Termas Norte y su transformación en Curia

Las Termas Norte ocupaban la mitad Oeste de la manzana que cerraba la plaza del Foro. Se construyeron en el mismo periodo que la basílica civil, en los años 50-60 d.C. Tipológicamente hablando, estas termas pertenecían a la categoría de “termas lineales”, por la disposición lineal de los diversos ambientes termales.

La entrada al complejo se encontraba al Norte y daba paso a un pequeño vestuario (apodyterium) y la zona de aguas frías (frigidarium) con una piscina. A continuación se encontraba la zona de ambiente templado, que daba paso al caldarium o zonas de agua caliente, que contaba con otra piscina.

Vista aérea de las Termas Norte de Complutum.
Vista general de las termas norte/curia y del criptopórtico que se le adosa como entrada a finales del siglo III d.C.
Restos arqueológicos de las Termas Norte de Complutum.
Las termas norte

A finales del siglo III d.C. las termas fueron reformadas y convertidas en curia. Se comunicaban por la parte occidental con la basílica y lo que fueron las zonas termales, se convirtieron en salas para la administración y el gobierno de la ciudad. De este modo, el frigidarium y el tepidarium pasaron a ser zonas de tránsito, la primera hacia la basílica y la segunda hacia la curia. Finalmente, el caldarium se trasformó en la curia propiamente dicha. 

A la vez, se construyó en el lado Oeste un criptopórtico, un corredor cubierto que daba acceso a estas estancias, sobre el que se levantó un segundo piso y la una gran fachada monumental. Esta gran fachada contaba con siete vanos enmarcados por ocho columnas. Estaba revestida de mármol y rematada con una inscripción conmemorativa vinculada a ‘La Eneida’  de Virgilio y en la que se expresa el deseo de que algo ‘perdure para siempre’ (CTA PER AEVUM). Es sorprendente pensar en el hallazgo arqueológico de este fragmento de inscripción en el que posiblemente se habla de la perpetuidad del edificio, casi 2000 años después de su construcción.

Fragmento de mármol con inscripción procedente del área administrativa del Foro.
Inscripción conmemorativa vinculada a 'La Eneida' de Virgilio y en la que se expresa el deseo de que algo 'perdure para siempre' (CTA PER AEVUMI)

La rehabilitación del Foro de Complutum fue conmemorada con una ofrenda fundacional, un ajuar, encontrado durante las labores de excavación enterrado en una canalización frente a la puerta de la basílica. Estaba compuesto por un delicado vaso de vidrio soplado, denominado carchesium, y una fuente de cerámica. Este tipo de ofrendas eran frecuentes en el urbanismo romano, tanto en la creación como en la rehabilitación de ciudades o monumentos públicos, y se acompañaban de un complejo ritual.

Vaso de cristal templado de ajuar conmemorativo.
Vaso de vidrio soplado (carchesium) encontrado frente a la puerta de la Basílica
Reconstrucción virtual de la curia de Complutum.
Rénder con detalle del interior de la curia

Criptopórtico

Tras la reforma de la termas,   se construyó también un corredor de acceso (criptopórtico), que albergaba en la parte superior una nueva zona administrativa. Se asentaba sobre el acueducto que abastecía de agua anteriormente las Termas Norte y la fuente pública y su función era: por un lado dotar de un nuevo espacio público a la ciudad, y por otro, servir de base para la construcción de una gran fachada monumental. Se construyó en opus caementicium (mortero similar al actual hormigón), y contaba con una bóveda rebajada y un suelo de opus spicatum (pavimento cerámico colocado con forma de espiga) que actualmente está reconstruido.

Detalle del pavimento del criptoportico de Complutum
Detalle del suelo de opus spicatum del Criptopórtico

No te pierdas…

Complutum en movimiento

Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La Complutum más curiosa

El culto a los Santos Niños a lo largo de la historia ha marcado en gran manera a la ciudad de Alcalá de Henares. Tanto es así, que Justo y Pastor, los niños mártires, son los patronos de la ciudad. El origen de su historia se remonta a la ciudad romana del siglo IV d.C., Complutum, y ha llegado hasta nosotros difundida por diferentes autores. Más información
La historia de Varia ha llegado hasta nosotros gracias a las labores arqueológicas realizadas en la Casa de los Grifos. El estudio pormenorizado de las pinturas recuperadas en esta domus hizo que los investigadores encontrasen un grafito con el nombre de Varia en una de las estancias de la casa, en concreto en la denominada U. Más información
Se ha podido constatar que en el año 350 d.C. se registró un terremoto en el yacimiento de La Magdalena, que provocó su abandono de forma repentina en el siglo IV. Según las investigaciones, el terremoto solo fue de ámbito local y dejó claras evidencias en el registro arqueológico del yacimiento y del entorno próximo, como muros basculados, plegados y desplazados, e incluso tumbas deformadas en la necrópolis. Más información
Aunque se desconoce su identidad, los arqueólogos han podido identificar en uno de los mosaicos recuperados en las primeras excavaciones de Complutum a uno de los primeros médicos de Madrid, un complutense. El personaje en cuestión aparece en el mosaico de Aquiles, perteneciente a una gran sala pavimentada del Mausoleo de Aquiles. Más información

Complutum en imágenes

Anterior
Siguiente
Slider

Etiquetas